viernes, 9 de enero de 2009

¿A qué edad se comienza a mentir?

Anoche me pasó algo muy curioso.

Tengo un vecinillo que cuando puede se viene a mi casa un rato.

Antes era para jugar con Arwen, luego para ver el Belén y jugar con todos los pastorcillos y gallinitas que en él había y ahora para ver la tele.

A mí me encanta q se venga, lo adoro. Tiene para 3 añitos ya.


La cosa es que estas Navidades, como tenía un centro de mesa lleno de chucherías y chocolatinas siempre picaba, y a veces no había cenado... y claro... así se le quita el hambre.


Anoche se vino sobre las 9 y media más o menos.

Venían de casa de la abuela, y así mientras su madre se ducha y se cambia y demás... lo hace tranquila porque el peque está conmigo.


La cosa es que me pidió que le diera las moneditas de chocolate que aún quedaban en el centro de mesa.

Yo le pregunté si había cenado, pues la hora que era...

y me dijo que sí, que en casa de la abuela, q había tomado sopita y luego chorizo, morcilla y un yogurt.


Le pregunté 2 veces más, porque si me decía que había sido en su casa sabía yo que no era verdad.

Pero bueno, le creí, y total... ya había cenado hasta yo misma dada la hora que era...


Le dije que 2 moneditas solo, que luego no hace cacotas y llora (es verdad :) :) ) y al final me sonsacó las 7 que quedaban.


Cuando a la media hora se llega la madre, pues le digo lo que ha comido y me dice que NO ha cenado.... q????


Le dije al peque delante de la madre que me encantaba que viniera a mi casa a jugar con Arwen y conmigo, pero que no me mintiera más, que yo le daba las moneditas pero para que las comieras tras la cena.

Vio que la madre y yo lo pillamos en el embuste y se fue enfadado sólo a su casa...


Pero nada, cuando me despedí de la madre, a los 10 minutos estaba el peque de nuevo llamándome, para que le devolviera el chaquetón y sobre todo para enseñarme el nuevo patinete que los Reyes Magos le dejaron en su casa.

Ni enfado ni nada... es un amor de niño.


Y ya me dejó pensando... ¿A qué edad se comienza a mentir? Y... ¿Quién nos enseña a hacerlo?



Saludos y buen fin de semana:

Alma

6 Comments:

Lina said...

Creo que es imnato, Juanchi es un meniroso compulsivo.

kary said...

desde que aprenden a hablar jaja, así se salen con la suya, anda que no saben!!!

Laia said...

Pues no se, Aitana de momento no miente... pero yo creo que es innato, los niños suelen ser mentirosos.

Muchos besitos

Ana said...

Poco después de aprender a hablar,jajaja
Son listísimos, y saben bien como engañarnos.
El mayor (13 años) cuando duerme en casa de la abuela todavía le dice que no cenó, y vuelve a comer.
La peque va por el mismo camino...

Besitos

Elenilla said...

Se van perfeccionando con la edad, jeje. Al principio son para conseguir cosas o librarse de castigos, luego son por puro placer o malicia.

Vete acostumbrando :-(

Besos

quehagoaqui said...

jaja yocreo que siii mientan porque quieren lograr su objetivo, son mentiritas tan blancas que no lastiman a nadie...asi llenas de la incocencia que tienen.

besos